Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 agosto 2009

<<Principio, <anterior

Claro, ya sé que depende de mí. Jeje. Voy a intentar buscar la forma de que vengas. Pero no creas que está tan fácil, el trabajo me quita mucho, mucho tiempo, porque en el diario se trabaja por turnos, y no puedo dejarte aquí sola mientras yo trabajo. En fin, veré qué puedo hacer. De todos modos, por favor, olvídate de venir con los Gaudía. Ya sé que te tratan muy bien y que son muy buenas personas, pero no es tan fácil, Sofía, ellos se quedaron contigo y yo… yo no puedo estar con ellos. Ya lo entenderás algún día, mientras tanto, por favor, olvídate de esa idea ¿Vale? Prométemelo.

Pues nada, Sofi. Aquí el sol se va a poner pronto y aún quiero pasear antes un poco. A esta hora los músicos callejeros llenan el centro de la ciudad, los balcones de las casas de adobe están últimamente llenos de flores y el ambiente que se crea es mágico. No me lo quiero perder. Así que adiós.

No te olvides de escribirme pronto. Muchos besos desde la ciudad de los cuentos. Te quiere tu tío

Alberto.

siguiente>>

Read Full Post »

1001 visitas

Más de 1000 visitas en este blog. 1001 exactamente (en base diez). Número supersimétrico y camaleónico, relacionado con el color verde, la primera vía central en acupuntura, la energía solar y el punto de nieve de las claras de huevo. Según antiguas creencias augura 1002.

Descorcho una botella de ¡chachaaaan!, que es lo más parecido al champán que tengo a mano y brindo por los 1001 clics de ratón y las 1001 tormentas que pueden haber encendido o apagado según la teoría del caos, que en su versión reducida para periodistas se llama “efecto mariposa”.

Zum Wohl!

Read Full Post »

<<principio <anterior

… Doña Dolores, que era la que vigilaba en el patio estaba de rodillas a mi lado dándome tortitas en la cara y gritando: “venga niños, fuera de aquí, dejadle respirar. Tú, Pancho, ve a avisar a Doña Carmen y dile que Alonso se ha desmayado, que llame a sus padres. Venga, vosotros, salid de aquí”.

Alonso, efectivamente, es mi apellido, y aunque nadie me llamaba hasta entonces por mi apellido, aquel día me hice conocido por todos como Alonso y se me quedó ese nombre como rebautizado. El apellido, por su parte, me lo cambiaron también aquel día, unos minutos después, por algo que sucedió a continuación, antes incluso de que pudiera levantarme. (más…)

Read Full Post »